Inicio > El rincón de Ángel > El bautismo de Laura

El bautismo de Laura

la fotoNos levantamos con una mañana grisácea, que no invitaba a salir de casa pero tampoco nos preocupaba , sabíamos que la compañía y lo que ibamos hacer  convertiría el día en uno de esos momentos que se cuelan en la memoria indeleble. Preparamos nuestras cosas; tras desayunar,   la familia y amigos nos fuimos a escalar.  Era la primera vez para mi  sobri  Laura.  Ella ya había ido muchasValle de tena veces al rocódromo con su papá, había recibido los buenos consejos de Ceci e incluso  robado sonrisas cuando después de abrir alguna vía,  ya en la reunión (el top de una vía), exclamaba:  “Papá, si la mama nos viera, nos mataba a los dos” .

Sabía mientras me dirigía allí que le iba a encantar jugar con la roca; descubrir rincones o los recovecos que le ayudasen a subir, palpar sus rugosidades y texturas , confiar en minúsculos garbancitos pétreos , superar sus propios miedos para luego enseñarnos a todos que los retos están ahí para perseguirlos. Eran lecciones que Laura ha vivido muy de cerca….

Llegamos al rincón soñado; el macizo de Telera y una primavera que se negaba a irse, era la alfombra roja sobre la que entrabamos en escena para empezar a ataviarnos con arneses, mosquetones, cuerdas y demás artilugios… Cecilio, nuestro gurú o “avatar” como le llama Raúl porque  domina todos los elementos,  era el maestro de ceremonias. Comprobaba los cierres, preparaba las vías, nos aconsejaba, revisaba el material, aseguraba… y encima con el mejor humor de los sólo los que  aman con pasión su profesión (profesor de la guardia civil de rescate en montaña)  y los placeres sencillos de la vida, pueden hacer gala . Vamos, colócate, busca el equilibrio! Ya lo tienes, busca un pie izquierdo, venga! …

Entre nudos, cintas exprés, mosquetones, … unos y otros íbamos subiendo, asegurando al compañero,  y venciendo nuestros propios retos o los ajenos jajaja.  Las horas parecían volar y el día avanzaba al mismo ritmo que Laura, que cada vez llegaba más lejos; parecía que los IV+ ya no se le resistían.

Laura escalada Era hora de reponer fuerzas, descansar  y probar en otro sector tras un pequeño almuerzo. Ya empezaban a sentirse los antebrazos algo cargados pero queríamos exprimir el día y seguir escalando hasta que el cuerpo aguantase y así seguimos…

Al final del día recogimos nuestras cosas con  gratitud,  por sentirnos tan afortunados de vivir donde vivimos y compartir estos pequeños placeres. Llenamos nuestras mochilas con nuestros juguetes y  algún recuerdo de esa clase de recuerdos  que cuando los evocas al cabo del tiempo siempre  te  dibujan una sonrisa.

Aún quedaba el paseo con mi “bandida” hasta casa con la imagen grabada a fuego de mi hermano asegurando a su hija,  mientras ella superaba  las pequeñas dificultades para llegar a lo mas alto …

@delmundoalmundo

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: