Inicio > El rincón de Rocío, Running > Cuando una operación te aleja del deporte

Cuando una operación te aleja del deporte

Estoy en el dique seco. Una operación por endometriosis realizada el pasado 22 de agosto me ha alejado temporalmente del deporte. Los primeros días fueron fatales…no solo porque apenas me podía mover -los puntos del abdomen tiraban demasiado- sino porque miraba el calendario y veía la cantidad de días que tenía por delante para volver a desarrollar una vida normal (estar con Coco y pasearle, ir al trabajo, a la compra -no puedo coger nada de peso-, conducir, correr, saltar, montar en bici, etc.)  Soy una persona activa y lo de “reposo” sabía que no lo iba a llevar bien. No me confundí.

Reposo en el sofá

Reposo en el sofá

Los primeros días de baja tuve enfermero particular 🙂 y luego me trasladé a casa de mi madre. Allí sin internet -otro de mis hobbies- me refugié en los libros. Los he devorado. En estos momentos he leído 12 libros sobre temática que me encanta: nutrición, redes sociales, educación canina, deporte…además de estudiar algo de italiano y en menor medida inglés (gracias al discurso de nuestra relaxing Ana Botella mi First se ha revalorizado)

Pero volvamos al tema del deporte…mi canal para gestionar estrés, susceptibilidades, malos días, para quemar calorías, para sentirme bien, mi droga de la felicidad… En unos días mi estado zen se diluyó en un porcentaje importante y pasé a acumular mala leche, así que para no pagarlo con nadie (las madres son un blanco fácil), me vine a mi casa. Yo mi me conmigo. Si soy inaguantable, lo pago conmigo y listo.

La conversación que tuve tras dos semanas con la cirujana en la que me explicó con detalle qué es lo que habían encontrado y cuales eran las consecuencias, me hizo pasar de un estado de rebeldía y no aceptación a uno de sumisión completa. Éstas fueron sus palabras: “Te hemos eliminado parte del músculo abdominal, por lo que éste está debilitado. Si no cumples plazos -y lo aumentaron hasta dos meses y medio sin deporte- lo que te vas a provocar es una hernia y te puedo asegurar que no es nada bueno pasar una segunda vez por quirófano”

Como mi baja laboral finalizaba a los 30 días, pensé -ilusa de mí- que al finalizar el mes podría comenzar a trotar..un trote suave, del que llamamos “cochinero”, pero me lo dijo muy claro…

Me entró un bajón importante. Las expectativas casi siempre lo provocan, pero tras unas horas de centrífugado, lo acepté y pensé, “cada día que pasa estoy más cerca de volver a estar al 100%”. Aceptado el presente, he empezado a cargarme de motivación, ¡me sale por las orejas! Tengo un par de objetivos en mente que quiero compartir con vosotros y que me encantaría seguir compartiendo cuando pueda poner la cuenta a cero: Volver a correr y Crossfit

A finales de octubre empezaré a trotar muy suave…poco a poco iré incluyendo ejercicios de cintas y subiendo intensidad y cuando me sienta confiada y con un poco de forma me iniciaré en el crossfit y me encantará que me acompañéis ¡Un fuerte saludo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: